"Los piqueteros que vayan a laburar", pidió el gobierno
Aníbal Fernández endureció las características del enfrentamiento con grupos de desocupados

El gobierno elevó el tono del enfrentamiento que mantiene con los piqueteros duros, que ayer volvieron a cortar calles para protestar y, a través del ministro del Interior, Aníbal Fernández, los exhortó a "ir a laburar y dejarse de embromar con estas cosas".

"Aunque no sea trabajo genuino como uno estaría buscando, podrían encontrar en cooperativas, en huertas, en panaderías o en un montón de cosas" una "solución alternativa" como lo hicieron "otros grupos", aseveró el funcionario.

Un día después de los renovados cortes de calles dispuestos en la Capital Federal y el conurbano bonaerense por los llamados piqueteros duros, Fernández les reprochó hacer actos por la "situación de Venezuela o porque no les paguemos al Fondo. ┐Qué tiene que ver eso con la necesidad de la gente?", se preguntó.

"Yo leía en los diarios de esta mañana (por ayer) que un dirigente piquetero decía: źnosotros vamos a seguir estando acá porque si no, ┐qué vamos a hacer?╗. Claro, si no, qué vamos a hacer: tienen que ir a laburar, esto es lo que hay que hacer, dejarse de embromar con estas cosas", disparó el funcionario.

Sin identificar al dirigente social que se convirtió en el blanco de sus críticas, Fernández sostuvo que "este mismo que decía esa expresión podría estar al frente de cualquiera de los esquemas productivos que el gobierno diseñó con un éxito excepcional, consiguiendo un beneficio adicional para su gente".

Piqueteros de diferentes agrupaciones cortaron el viernes distintos puntos en el conurbano bonaerense y la Capital Federal y marcharon hacia el Congreso de la Nación para pedir más planes sociales y expresar su apoyo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ante el referéndum revocatorio de hoy.

"Muy exitosa fue la jornada: se hicieron cortes masivos en la Panamericana y en la ruta 3. En el puente Pueyrredón hubo más de 10.000 personas", dijo el representante del Polo Obrero, Néstor Pitrola.

Ayer, Fernández consideró que la protesta no fue tan fuerte como convocatorias anteriores e insistió en señalar que las agrupaciones de desocupados que llevan adelante esa modalidad de protesta ya "no tienen razón de ser".

"No hay ningún elemento, ni ninguna situación específica que amerite su existencia", reiteró.

A juicio del ministro, "a medida que uno trabaja fuertemente para resolver el problema de los argentinos con complicaciones sociales, para la recuperación del trabajo digno, para la incorporación a sistemas productivos, todo el mundo vuelve a la normalidad, a la lógica que aprendimos desde muy chicos".

Fernández insistió en diferenciar a las agrupaciones de desocupados que "buscaron alternativas de producción" para paliar sus necesidades y a los movimientos piqueteros que insisten con los cortes callejeros en demanda de mayores planes sociales.

"Por supuesto que todos quisieran tener un trabajo digno y resolver su vida de la mejor manera, pero cuando no están dadas las condiciones, (algunos grupos) lo primero que buscaron fueron alternativas de producción que multiplicaran, no el beneficio específico en efectivo de un plan determinado, sino, además, otra posibilidad de incorporar cosas accesorias", concluyó.

Fuente: Lacapital.com.ar, 15 de agosto de 2004.