BUSH CREARÁ UNA COMISIÓN INDEPENDIENTE

Estados Unidos investigará las pruebas usadas para justificar la guerra contra Sadam Husein

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ordenará a principios de esta semana la creación de una comisión independiente para investigar las pruebas sobre las armas de destrucción masiva que fueron utilizadas por Washington para justificar la guerra de Irak, según han declarado altos funcionarios.

Según las fuentes, citadas por varios medios de prensa de EEUU, Bush firmará una orden ejecutiva para autorizar esta comisión, exigida por la oposición demócrata y rechazada hasta ahora por la administración, que la consideraba innecesaria.

El presidente quiere una "revisión amplia, bipartidista e independiente de nuestros servicios de espionaje, particularmente en lo relativo a las armas de destrucción masiva y a los esfuerzos contra la proliferación de armas", manifestaron.

La iniciativa del presidente, que ha cedido a las fuertes presiones en favor de esta investigación, establece que la comisión dispondrá de un año para informar de sus conclusiones, lo que evitará conocerlas antes de las elecciones del 2 de noviembre.

Se espera que unos nueve o 10 miembros integrarán la comisión independiente. Algunos serán expertos de fuera del gobierno, mientras que otros podrían ser miembros del Congreso y se incluirían a legisladores republicanos y demócratas.

'Armamento prohibido'

Hace poco menos de un año, el pasado 5 de febrero de 2003, el secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, presentó ante el Consejo de Seguridad de la ONU las pruebas que demostraban que el régimen de Sadam tenía armas de destrucción masiva y había entrenado a miembros de Al Qaeda.

Entre las pruebas se encontraban conversaciones de oficiales militares iraquíes donde se hablaba de "armamento prohibido" o imágenes de satélite de varios supuestos depósitos de armas químicas.

Después de meses de reafirmar con rotundidad que el régimen de Sadam desarrollaba armas químicas y biológicas, el presidente estadounidense dijo el pasado viernes que quería "conocer los hechos".

Estas declaraciones chocaban de plano con lo ocurrido el día antes, cuando la Casa Blanca había rechazado una investigación independiente sobre los informes de las citadas armas. Condoleezza Rice afirmó entonces que todavía podían aparecer las armas.

"Quiero que el pueblo estadounidense sepa que yo también quiero conocer los hechos. Quiero poder comparar lo que ha encontrado el Grupo de Investigación Iraquí (de inspección de armas) con lo que pensábamos antes de entrar en Irak", declaró Bush.

Sin rastro del armamento

La comisión fue respaldada por el ex jefe de inspectores, David Kay, quien tras presentar su dimisión compareció el miércoles pasado ante el Senado, donde reiteró que, tras meses de búsqueda, llegó a la conclusión de que Bagdad no tenía ese tipo de armas.

"No solamente es importante para el país, es importante para nuestra credibilidad como potencia mundial, en la relación con nuestros aliados, en la medida en que avanzamos", declaró Kay a la cadena norteamericana de televisión 'Fox'.

Hasta ahora, la línea oficial del Gobierno había sido rechazar una comisión independiente, a la espera de que terminara el trabajo de los inspectores en Irak y la auditoría interna en la CIA.

Desde el Partido Demócrata se redobló en las últimas horas la presión en favor de investigar de manera independiente lo ocurrido, cuyo resultado puede suponer un 'talón de Aquiles' para Bush.

Fuente: Elmundo.es, 02 de Febrero de 2004