Expedición de Greenpeace en la Cordillera Andina: Retroceden los glaciares patagónicos por el cambio climático en la Argentina.

Greenpeace comprobó in situ el retroceso de los glaciares patagónicos. La organización ambientalista advierte también que el cambio climático pone en riesgo el abastecimiento de agua dulce en la región de Cuyo.

CAMPO DE HIELO DE SUR, provincia de Santa Cruz (10 de febrero de 2004).– Greenpeace pudo constatar in situ el pronunciado retroceso de los glaciares patagónicos, producto del calentamiento global del planeta, en una expedición realizada en forma conjunta con científicos argentinos y estadounidenses.

Para comparar el retroceso de los glaciares, Greenpeace tomó fotos del glaciar Upsala desde la misma posición que fuera fotografiado en 1928. La imagen es elocuente: gran parte de la masa de hielo ya no existe.

De acuerdo a los resultados de las investigaciones realizadas, el glaciar Upsala (en la provincia de Santa Cruz) retrocedió 13,4 km2 en un acelerado proceso de pérdida de hielo ocurrido entre los años 1997 y 2003. Hay que tener en cuenta que 1998 fue el año en el que se registró la temperatura media global más alta que se haya conocido, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El fenómeno del cambio climático es real y su impactos están a la vista: todos los glaciares y capas de hielo del mundo están registrando un marcado retroceso, los investigadores que están trabajando en los glaciares andinos coinciden en que el origen del problema es el cambio climático y la evidencia científica indica que esas causas son antropogénicas, es decir el uso intensivo combustibles fósiles que incrementan las emisiones de dióxido de carbono.


"El derretimiento de las capas de hielo y los glaciares incrementarán el nivel del mar afectando a los ecosistemas y las poblaciones costeras además del abastecimiento de agua dulce", advirtió Juan Casavelos, de la campaña de Energía de Greenpeace Argentina.

En una expedición por el glaciar Upsala, integrantes de Greenpeace, acompañador por el investigador del CONICET Jorge Rabassa y los profesores de la Universidad de Wisconsin, Brailey Singer y James Bocqheim, navegaron por el Lago Argentina y pudieron documentar el estado actual del glaciar Upsala.

Para la organización ambientalista, es imprescindible que los gobiernos de los países industrializados actúen urgentemente para reducir el uso de los combustibles fósiles. De lo contrario, las futuras generaciones se verán obligadas a restringir drásticamente la disponibilidad de combustibles fósiles para proteger el sistema climático a un costo económico y social mucho mayor que el que implicaría tomar la iniciativa en la actualidad.

En la región de Cuyo la situación es más grave: la evaluación regional del IPCC (el panel de la Organización de las Naciones Unidas que agrupa a científicos de todo el mundo que investigan el cambio climático) advierte que los glaciares andinos desaparecerían en este siglo, "la probable desaparición de los glaciares de la zona de Cuyo en menos de 20 años pone en riesgo a la población y a las actividades productivas de esas provincias que dependen del agua que proporcionan los glaciares, hay que reducir las emisiones para evitar que este problema se agrave".

"Los gobiernos de Latinoamérica deben hacer causa común y presionar a los Estados Unidos, el principal emisor de contaminantes a la atmósfera y a Rusia para que ratifiquen el Protocolo de Kyoto ahora mismo, la entrada en vigencia de este instrumento legal está en sus manos, además es necesario adoptar medidas concretas para reducir las emisiones globales en un 80% en esta primera mitad del siglo XXI", agregó Casavelos.

Greenpeace exhortó además a los gobiernos latinoamericanos a mantenerse a la vanguardia y no retroceder en su propuesta de alcanzar hasta un 10% de energía a partir de fuentes renovables como la solar o la eólica para el año 2010 en la región.

La organización ambientalista ha llamado a la población a unirse a una campaña de firmas por internet, a través de su sitio http://www.greenpeace.org.ar/ . Greenpeace imprimirá las postales y las congelará dentro de un enorme bloque de hielo, que una vez que se derrita los asistentes a la Conferencia podrán ver tu tarjeta con el urgente reclamo de parar cambio climático.

"Los líderes mundiales reunidos en la Conferencia sobre Energías Renovables en Alemania, que se realizará en junio próximo, decidirán el futuro de las energías renovables. De ellos dependerá su impulso o el desastre climático. La opción es clara: energías limpias como la eólica y solar, o la amenaza ambiental más grave del siglo XXI", concluyó Casavelos.

Fuente: Greenpeace, 10 de febrero de 2004